Cuba llevó a cero las emisiones a la atmósfera de los HFCs

19-sep-2016

Como parte de las acciones para proteger la capa de ozono, el país eliminó las emisiones de hidrofluorocarbonos (HFCs) a la atmósfera. Así lo declaró el jefe de la oficina técnica en Cuba, Nelson Espinosa, en el acto central por el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono,  efectuado en La Habana el pasado viernes 16 de septiembre.

El directivo explicó que la isla lleva a cabo un grupo de tareas para evitar la proliferación de sustancias agotadoras del ozono (SAO); y de esta manera cumplir con los acuerdos establecidos en el Protocolo de Montreal.

Por su parte, la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Cuba, Myrta Kaulard, resaltó en su intervención que la nación caribeña ha contribuido, durante más de 20 años, a la preservación de la capa de ozono; objetivo global reflejado en la agenda de dicho organismo para 2030.

Algunos de los ejemplos mencionados por Kaulard fueron: la fábrica de medicamentos para asmáticos, que utiliza gases no contaminantes a la atmósfera; así como la sustitución de tres millones de equipos electrodomésticos y clima con gases refrigerantes, los cuales cuidan el ozono y contribuyen a la eficiencia energética.

Al respecto expresó: “Me complace particularmente destacar estos éxitos, en  este año, en que el PNUD celebra su 50 aniversario y dada la fuerte colaboración del PNUD con Cuba en alcanzar estos resultados.”

Igualmente destacó el elevado potencial intelectual de Cuba que es, sin duda, una clave fundamental para apoyar la innovación a favor de un desarrollo sostenible, industrialmente, económicamente, ambientalmente y socialmente.

En este sentido, afirmo que: “El Sistema de las Naciones Unidas está a total disposición para acompañar al país en estas prioridades.”

Durante el acto central también se presentó el libro 'Ozono. Cuba, paradigma de impactos', en honor a las dos décadas de la Oficina Técnica del Ozono.

La publicación refleja las acciones de Cuba en la reducción de las SAO y los aportes a la salud, agricultura e industria, así como las contribuciones de la Convención de Viena y los beneficios del Protocolo de Montreal al cambio climático. Asimismo dedica varios capítulos a llamar la atención sobre la necesidad de crear una cultura ambiental y capacitar a las generaciones futuras para proteger la capa de ozono.

En este día, la fecha se celebra de acuerdo con la proclama en 1994 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que lo declaró como Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, para honrar la jornada en que se firmó en Montreal, en 1987, el Protocolo relativo a las sustancias que la agotan.

Con información de PL