Más renglones y calidad en producción local de materiales

28-ago-2016

La fabricación de materiales de la construcción en el municipio de Songo-La Maya, en la provincia de Santiago de Cuba, incrementará su cantidad, variedad y calidad al beneficiarse este año con nuevos equipos.

Figuran entre esos molinos, prensas hidráulicas, máquinas para bloques y hormigoneras, gracias al Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) con financiamiento de la Federación de Rusia, destinado al programa de viviendas en territorios afectados por eventos meteorológicos.

Por ejemplo, en los bloques hay diversidad, mosaicos de diferentes colores, rodapiés, pasos de escalera, mosaicos torcho (para espacios públicos), arena artificial, viguetas, baldosas para enchape y de hormigón pulido para pisos.

Con los equipos también se obtiene grava, polvo de piedra para la producción de cemento de bajo contenido de carbono y otros materiales demandados para la construcción y rehabilitación de casas y obras sociales en el municipio.

De nueva incorporación son los tanques de agua de 50, 100 y 200 galones y las tejas canal para la sustitución de cubiertas ligeras.

Todo ello ha tenido un impacto en la producción y el salario, dijo a la ACN Miguel Ángel Rodríguez, administrador del establecimiento, ya que el salario medio oscilaba en los 407 pesos y hoy es de casi mil.

Incluso, algunos trabajadores superan esa cifra por el sobrecumplimiento de la norma, además de las mejoras que trajo consigo el empleo de nuevos medios de protección individual, acotó.

Puso por ejemplo la entrega de mosaicos, que de 36 metros cuadrados diariamente como promedio antes, ahora entregan 76.

Yurifren Perera, operador de esa área, expresó que con los nuevos equipos ha crecido la producción, la calidad y los salarios, todo lo cual estimula a seguir con ese ritmo y el ambiente laboral es muy favorable.

La Empresa de Producción de Materiales de la Construcción (Empromac), del Poder Popular en la provincia, tiene cinco establecimientos favorecidos con este programa del PNUD.

Con información de Periódico Sierra Maestra