Campesinos aplican medidas para mitigar el cambio climático

20-may-2016

El sector cooperativo y campesino en Cuba implementa medidas encaminadas a la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático que favorezcan la sostenibilidad de las producciones agrícolas.

Carlos Márquez, presidente de la Cooperativa de Producción Agropecuaria  (CPA) Países Nórdicos, en la provincia de Artemisa,  explicó que la introducción de la lombricultura y el compostaje para la producción de abonos orgánicos es una de las acciones empleadas para beneficiar y proteger los suelos.

Refirió que en la CCS se trabaja con semillas de variedades resistentes a las condiciones climáticas adversas, se rotan los cultivos y generalizan el empleo de la tecnología del policultivo para elevar los rendimientos y hacer un uso racional de los recursos.

Destacó el significativo aporte en materia de capacitación y conocimientos que reciben como parte del  proyecto Bases Ambientales para la Sostenibilidad Alimentaria (Basal), que se desarrolla en el municipio de Güira de Melena.

Márquez reconoció que esa iniciativa ahora les permite trabajar con mayor integralidad los problemas asociados a la tierra, la introducción de la ciencia y la técnica  y el cierre de las cadenas productivas, con la mini-industria para evitar la pérdida de las cosechas.

En esta jornada directivos de las organizaciones nacionales e internacionales vinculadas a Basal, como la Agencia de Medio Ambiente (AMA) recorrieron las instalaciones y dialogaron con los campesinos.

Maritza García, presiente de AMA, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que el proyecto se inserta también en las iniciativas de la Isla para proteger la biodiversidad.

Durante el recorrido Marjeta  Jager, Directora General Adjunta de la Dirección de Cooperación al Desarrollo de la Comisión Europea, felicitó a los productores por los logros y las buenas prácticas agrícolas implementadas.

La aplicación del Proyecto Basal cuenta con el respaldo del Ministerio de la Agricultura, y su implementación está a cargo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), apoyado por la Unión Europea y  la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude)