Veinte años con Cuba por la no discriminación

17-may-2016

Desde el año 1998, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Cuba apoya la respuesta nacional al VIH en estrecha alianza con las instituciones nacionales y las redes de voluntarios. En el país, estas redes están integradas por las personas viviendo con VIH, jóvenes, hombres que tiene sexo con otros hombres y personas trans, y son consideradas poblaciones clave para la respuesta a la epidemia. A través del Fondo Mundial de Lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria (FM), ONUSIDA, y los gobiernos del Japón y Noruega se han canalizado más de 90 millones de dólares desde el 2002, para contribuir al financiamiento de las estrategias nacionales encaminadas a alcanzar los objetivos planteados por el país en esta materia.

Este año el PNUD está celebrando su 50 aniversario de creado. Una de las prioridades dentro del actual programa de cooperación, es la calidad, desarrollo y sostenibilidad de los servicios sociales. En este sentido, busca reducir la incidencia del VIH y las ITS entre las poblaciones más vulnerables. El objetivo es garantizar la disponibilidad, accesibilidad y aceptabilidad de servicios sociales, tales como consejerías educativas y pruebas de VIH, detección y tratamiento de ITS/VIH/sida y la promoción del uso del condón. En este período se han reforzado campañas nacio­nales de educación y movilización co­munitaria. Así mismo, se promueven entornos propicios a nivel comunitario que favorezcan la participación y la promoción de conductas que disminuyan el estigma, la discriminación y la violencia de género, e incidir en cambios de comportamiento que conlleven a una sexualidad responsable. De esta forma también se contribuye al desarrollo humano sostenible.

Cuba es uno de los países menos afectados por el VIH en la región, y la respuesta nacional al VIH ha alcanzado logros evidentes que ponen de manifiesto su éxito, logrando amplias coberturas en servicios y acceso a actividades de prevención y promoción de salud. Como resultado de estos éxitos, Cuba fue certificada por la OMS como el primer país en eliminar la trasmisión madre-hijo del VIH y la sífilis.

A nivel mundial, la estrategia lanzada por ONUSIDA para 2016-2021 “Llegar a cero”, recoge objetivos concretos que señalan los hitos en el camino de la lucha contra el VIH: “Cero nuevas infecciones por el VIH. Cero discriminación. Cero muertes relacionadas con el sida”. En este aspecto, los objetivos de la iniciativa “Cero Discriminación” ponen énfasis en los efectos nocivos del estigma y la discriminación dirigidos a las poblaciones más afectadas por el VIH y crean una plataforma para elevar la visibilidad de los esfuerzos que se realizan para proteger sus derechos, con el fin de detener las nuevas infecciones y garantizar el acceso universal a tratamiento, atención y apoyo.

El estigma y la homofobia aumentan el aislamiento de las personas homosexuales, bisexuales y transexuales y las hacen más reticentes a darse a conocer, identificarse y recibir asesoramiento. Al mismo tiempo, son factores que contribuyen a obstaculizar el acceso a los servicios de prevención del VIH, testeo y tratamiento.

Los efectos negativos de prácticas que promueven el estigma, la discriminación y la violencia son más negativos en los adolescentes y jóvenes a nivel global. Ante el temor y el desconocimiento, muchos adolescentes y jóvenes de las poblaciones clave prefieren no a asistir a los servicios de diagnóstico y tratamiento.

Estos efectos nefastos del estigma, la discriminación y la violencia se manifiestan ampliamente en la susceptibilidad que tiene la población trans para adquirir el VIH. A nivel global, la posibilidad de adquirir el VIH es 49 veces mayor para las mujeres trans que para todos los adultos en edad reproductiva. Esta discriminación muchas veces se ve reflejada en la falta de acceso a atención médica adecuada. Todos estos factores contribuyen a aumentar la vulnerabilidad de las personas trans al VIH.

En la región la terapia antirretroviral y los programas preventivos de la transmisión vertical del VIH son fundamentalmente financiados por fondos nacionales en la mayoría de los países (13 países financian un 90 % o más). Sin embargo –  a pesar de la importancia que reviste la prevención - la dependencia de donantes es alta para programas preventivos dirigidos a poblaciones en mayor riesgo, como los hombres gay y otros que tienen sexo con hombres, incluso en países de renta media alta. Pareciera como si los gobiernos de nuestros prefieren pagar el tratamiento de la población gay, en lugar de darles herramientas para prevenirlos.

Cuba está preparada para asumir y enfrentar estos nuevos retos. El PNUD está fuertemente comprometido en seguir apoyando al país en la implementación de los Lineamientos y los nuevos desafíos planteados en la agen­da global 2030 y las transformaciones que la misma implica. Junto a instituciones nacionales como la Unidad de Salud y Prevención de Enfermedades, el Centro Nacional de Prevención de la ITS y el VIH, el Centro Nacional de Educación Sexual y la sociedad civil, continuará apoyando al país a conseguir su propósito de “Llegar a Cero”

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcan una nueva pauta para alcanzar estas metas. Los 17 ODS a cumplirse en 2030, están muy inter-relacionados y con temas transversales comunes. La salud sigue muy vinculada a esta nueva estrategia de desarrollo, encontrándose en el Objetivo 3, Salud y Bienestar. Al mismo tiempo, otros ejes transversales como equidad género, minorías sexuales y determinantes sociales, se hacen presentes a todo lo largo de la nueva estrategia de desarrollo sostenible.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Cuba 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe