PNUD, 50 años al servicio de las personas y las naciones

26-feb-2016

En 1966 se crea el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), fruto de la unión dos agencias de Naciones Unidas en la lucha contra la pobreza: el Programa Ampliado de Asistencia Técnica y el Fondo Especial de las Naciones Unidas. Desde entonces el PNUD ha jugado un rol fundamental trabajando con los gobiernos y las personas para ayudarles a encontrar sus propias soluciones a los retos nacionales y mundiales del desarrollo en los más de 170 países en que trabaja.

En ocasión de su 50 aniversario el PNUD mira hacia el futuro de las personas y el planeta. Pero el futuro es complejo. Por un lado, asociado a los desafíos del cambio climático, la desestabilización política, y la inequidad económica, los conflictos, entre otros. Por otro lado, las oportunidades que brindan los avances tecnológicos, el crecimiento económico sin precedentes  y un consenso global sobre la agenda de desarrollo sostenible.

El PNUD está comprometido a continuar el trabajo que comenzó hace 50 años y ayudar a promover un mundo próspero con sociedades más inclusivas y un planeta protegido de los mayores efectos del cambio climático, sin dejar a nadie rezagado. Este es el principio fundamental de la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, adoptada por los países miembros de Naciones Unidas, también conocida como agenda 2030 y que guiará la cooperación del PNUD en los próximos 15 años. Es el esfuerzo de desarrollo más ambicioso de la historia.

La cooperación del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo con Cuba, comenzó en la década de los años sesenta. Los éxitos de la naciente colaboración hicieron po­sible que en 1975 se firmara el Acuerdo Básico entre el Gobierno de la República de Cuba y el PNUD, aún vigente.

Durante estas décadas de cooperación, centenas de proyectos y más de 350 millones de dólares provenientes de diferentes fuentes donantes, han posibilitado la transferencia de tecnologías y el acceso a co­nocimientos y experiencias exitosas en materia de desarrollo. Desde 1973 se han venido sucediendo siete Programas Nacionales o Programas de País, en res­puesta a prioridades estratégicas del desarrollo. Siendo  las principales áreas de enfoque el medio ambiente, la prevención y respuesta a desastres, el desarrollo económico e industrial, la salud, el empoderamiento y la equidad de género, la prevención del VIH, la cooperación Sur-Sur y el apoyo al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Cuba.

El actual programa de cooperación que comprende el período 2014-2018, ha sido elaborado en estre­cho diálogo con las contrapartes nacio­nales y tiene como objetivo general apoyar la actualización del modelo económico cu­bano, en esferas prioritarias de coopera­ción, y promover el desarrollo humano sostenible, con un concepto integrador.

A partir de ese enfoque, el programa apoya la implementación de los Lineamientos de la Política Económi­ca y Social desde la óptica ambiental, económica y social, dando prioridad al bienes­tar de las personas; la protección y uso sostenible del medio ambiente; la introducción de medidas de adaptación al cam­bio climático y la gestión de riesgos ante desastres; el fomento del uso de fuentes renovables de energía; la dinamización de cadenas productivas; y el fortalecimiento de la gestión de los gobiernos locales.

Asimismo, el PNUD continuará promoviendo la Coopera­ción Sur-Sur y la triangulación Norte-Sur, como herramientas valiosas para la transferencia de conocimientos, innovación y bue­nas prácticas desde y hacia Cuba.

Cada una de estas acciones abordan como temas intersectoriales o transver­sales: la igualdad de género, el respeto a la diversi­dad sexual, el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, la atención a los intereses ge­neracionales; el desarrollo de capacida­des institucionales y la promoción del desarrollo local.

Ministerios, instituciones, centros de investigación, universidades, gobier­nos territoriales, organizaciones de la sociedad civil y las propias comuni­dades, son los protagonistas en la cooperación del PNUD. Mención espe­cial también merecen los socios de la cooperación internacional para el desa­rrollo, que apoyan con recursos y conocimiento, y con quienes se articula la cooperación para el desarrollo y se complementan esfuer­zos. Fondos globales, donantes bilaterales, fondos centrales y descentralizados; así como las agen­cias del Sistema de Naciones Unidas,  han sido y continuarán siendo alia­dos clave.

Sobre las sólidas bases de más de cuatro décadas de cooperación con Cuba, el PNUD está más comprometido que nun­ca para seguir apoyando al país en la implementación de los Lineamientos y los nuevos desafíos planteados en la agen­da global 2030 y las transformaciones que la misma implica.