Analizan en La Habana los resultados, impactos y lecciones aprendidas de 14 años del PDHL en Cuba

25 jun 2013

taller sist PDHLV1

Expertos y expertas de Cuba y otras naciones participantes en esta experiencia o muy cercanos a ella, se reúnen en el Taller de la Sistematización del Programa de Desarrollo Humano Local (PDHL), del 25 al 26 de junio, para compartir los elementos esenciales y las lecciones aprendidas en este Programa de Cooperación Internacional. Las contribuciones de este encuentro completarán el esfuerzo del trabajo de Sistematización del PDHL.

En 14 años de trabajo, el Programa ha permitido elevar la calidad de vida de miles de personas en más de 60 municipios, con iniciativas diversas en el manejo de las aguas, la mejora de viviendas, el perfeccionamiento de los servicios de educación y salud, el impulso a la atención al adulto mayor y a las personas con necesidades diferenciadas, la introducción de herramientas de gestión para los gobierno locales, la generación de empleos y el fortalecimiento de circuitos económicos locales.

Se plantea con acierto que el Programa constituyó una estrategia del PNUD y el Gobierno de Cuba a favor de las Naciones Unidas para promover la acción coordinada de la cooperación internacional y acompañar los esfuerzos de las autoridades nacionales y locales al abordar los desafíos del ámbito local. El PDHL, desde sus comienzos, se propuso promover la planificación concertada entre la cooperación descentralizada, bilateral, triangular y multilateral, con los programas de desarrollo local que se impulsaban en el país en el marco de los procesos de descentralización desarrollados. También fue un importante activador de acciones de cooperación Sur-Sur y de transferencia de prácticas innovadoras. 

Los Gobiernos Territoriales (Provincias y Municipios) fueron los principales protagonistas del Programa, gestionado mediante Grupos de Trabajo inter-disciplinarios e inter-institucionales. El desempeño de estos grupos se caracterizó por su dedicación a la promoción del desarrollo económico local, por elevar la sostenibilidad y calidad de los servicios territoriales, por impulsar el enfoque de género como parte del desarrollo humano y por promover los temas de descentralización técnico-administrativa.

El PDHL contribuyó a organizar los recursos de la cooperación internacional en los territorios cubanos, afianzando las relaciones entre municipios, provincias y regiones homólogas, promoviendo la innovación y la creatividad, materializadas en el desarrollo de iniciativas locales y se convirtió gradualmente en un espacio para el intercambio de buenas prácticas.

En la inauguración de este Taller de Sistematización estuvieron presentes Bárbara Pesce-Monteiro, representante Residente del PNUD, Orlando Hernández Guillem, Vice Ministro del MINCEX, Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad de la Habana y Embajador de Buena Voluntad del PNUD en Cuba, así como dirigentes de instituciones cubanas, representantes de los gobiernos provinciales y  de las Agencias de Cooperación, expertos y expertas de la red ART en América Latina y colegas de las Agencias de las Naciones Unidas.

En las palabras inaugurales, el Viceministro Hernández Guillem resaltó que “este Taller se realiza en un momento muy importante para el país, pues se encuentra plena actualización del modelo económico y social y las experiencias compartidas aquí serán de mucha utilidad y contribuirán a alcanzar nuestro propósito: el bienestar del pueblo”.

Por su parte, Eusebio Leal, una de las personalidades fundadoras y gestoras del PDHL, expresó que el taller “… es una oportunidad para trazar la nueva ruta el renacimiento de un programa de desarrollo local que incluye las ciudades históricas y contempla la cooperación internacional, multilateral y bilateral como actores del desarrollo”.

Para concluir, la Representante Residente del PNUD afirmó que el PDHL nació en Cuba y se ha ido transformando y creciendo en varios países del mundo, ya que ha contribuido a una nueva visión de la cooperación. Asimismo, enfatizó que el trabajo articulado con el gobierno nacional y los gobiernos y actores locales es muy importante de cara al nuevo ciclo de cooperación del SNU con Cuba. “Cuba está cambiando y debemos acompañarla”, expresó.

Es por ello que es preciso convertir el reto que tienen los territorios y sus entidades de gobierno de avanzar como facilitadoras del desarrollo local en una oportunidad, para lo cual requieren de nuevas visiones, capacidades e instrumentos de gestión que les permitan escalar de manera integrada en el desarrollo de los ámbitos económicos, sociales, y ambientales.

El momento y el contexto son propicios  para promover un programa de cooperación que impulse el desarrollo sobre bases sostenibles, acompaña la estrategia nacional de desarrollo poniendo a disposición del país el saber hacer de la organización, el conocimiento acumulado en las redes de innovación y en las experiencias registradas con el desempeño de diversos actores e iniciativas realizadas en el todo el mundo.

El Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDAF), firmado el pasado 7 de Julio entre el Gobierno de Cuba y el SNU es una estrategia de particular importancia, a la cual se conecta el Programa País, proyectando las áreas donde se registrarán las futuras contribuciones del PNUD  de acuerdo a las prioridades nacionales de desarrollo. En este CPD se identifica el tema del desarrollo sostenible a nivel local como una prioridad temática.

No es casual que entre los temas importantes a debate en el encuentro se destaquen la incorporación y gestación de capacidades e instrumentos para la administración pública local, incluyendo nuevos modos de concertar y estimular las capacidades de los actores involucrados en el desarrollo endógeno; la incorporación de nuevas formas de gestión y de articulación entre actores y territorios y la visión del desarrollo local. En esencia, se trata de hacer un levantamiento de los principales puntos a integrar en un marco programático renovado que funcione como una plataforma articulada para el desarrollo territorial integral y que permita una mayor eficiencia de la Cooperación Internacional en su búsqueda de un desarrollo humano sostenible a largo plazo, tal y como se lo ha propuesto el Gobierno de Cuba.