Malú: Enfrentando estereotipos de género en la prevención del VIH

malú estereotipos
Jornada Nacional contra la homofobia, 2012

Ella es una persona transgénero, que decidió asumir esa identidad durante su adolescencia en la central provincia de Cienfuegos a finales de la década de los 90. Ahora quizás esto no cause tanta conmoción; pero diez años atrás eran muchos más los estigmas y la discriminación hacia personas con diversa identidad de género y diferente orientación sexual. Aún en ese entorno, Malú decidió ayudar a otras personas que se encontraban en situaciones similares. Se convirtió en promotora de salud.

ASPECTOS DESTACADOS

  • Más de 80 mil personas capacitadas como promotoras y promotores de salud.
  • Formados 2,900 facilitadoras y facilitadores.
  • Producidos más de 4 millones de materiales didácticos entre impresos y audiovisuales.
  • Sensibilizadas a más de 3 millones de personas con labores de prevención.

Desde la década de los 80 y los 90 las instituciones nacionales habían comenzado a dar pasos para crear e instrumentar el Programa Nacional de Educación Sexual en el país. Un grupo de  especialistas debían prepararse para capacitar a  quienes trabajarían en la orientación, investigación, educación y terapia sexual. Así surgió  el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), en el año 1989, y posteriormente el Centro Nacional de Prevención de las ITS VIH/sida, (CNP), en 1998, para perfilar la estrategia educativa frente a la epidemia de VIH/sida.

En el año 2000 comenzó a implementarse a nivel nacional el proyecto multisectorial de prevención dirigido a los hombres que tienen sexo con otros hombres “HSH – Cuba”, coordinado por el CNP adscrito al MINSAP. Malú trabajó en esa época como coordinadora del proyecto a nivel provincial, pero entendía que su lugar estaba en poder apoyar a las personas Trans que, como ella, enfrentaban los desafíos de la identidad de género. A partir del año 2001, ONUSIDA comenzó a aportar fondos que luego fueron engrosados, desde el 2003 y hasta la fecha, por el aporte del Fondo Mundial de Lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria.

Estos fondos gestionados por el PNUD y por la Oficina Nacional del Proyecto (ONP) perteneciente al Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX), permitieron que sus integrantes y colaboradores se trazaran acciones con metas y tareas más ambiciosas. “Así la  prevención contra el VIH llegó con éxito a más sitios de encuentro, y a las provincias y sectores, con talleres de capacitación, grupos de trabajo, materiales impresos y diferentes soportes educativo que aumentaron la visibilidad de las acciones que hemos podido hacer”

Malú es una de las más de 80 mil personas capacitadas en todo el país, que más tarde pasó a ser una de las 2,900 facilitadoras y facilitadores formados para fortalecer el trabajo de prevención en la capital cubana y en las dos provincias aledañas.

Por su experiencia y los conocimientos adquiridos en estos temas, Malú comenzó a trabajar en el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) en La Habana y pudo lograr su objetivo: lideró el fortalecimiento y extensión  de la red nacional de personas transgénero, conformada por más de 800 promotoras en todo el país.

Malú y su grupo, con el apoyo del CENESEX y juristas que respaldan a los referidos centros, realizan labores legales para ayudar a estas personas a reintegrarse a la sociedad y recuperar la autoestima que por alguna razón y en algún momento de sus vidas han perdido. Así han logrado que algunas de las muchachas hayan retomado sus estudios y otras se hayan incorporado al trabajo por cuenta propia, promovido en los Lineamientos de la política económica y social de Cuba.

En este proyecto multisectorial han encontrado espacio otras agrupaciones, además de la Red Trans-Cuba  liderada por Malú. Tanto el CNP como el CENESEX realizan su labor en las comunidades. Así apoyan, informan, capacitan y orientan a grupos como “Hombres por la diversidad”; “Oremi” (mujeres lesbianas y bisexuales), Jóvenes y el emblemático Proyecto HSH-Cuba. Junto a estas acciones se han producido más de 4 millones de materiales didácticos entre impresos y audiovisuales. Estos programas de prevención han alcanzado a más de 3 millones de personas.

De esta forma se ha ido generando un fuerte movimiento contra la homofobia y desde el año 2007 se realizan de forma anual las “Jornadas nacionales contra la homofobia” que consisten en actividades educativas y culturales dirigidas a visualizar y combatir todo tipo de discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género y fomentar el respeto del derecho a la libre y responsable orientación sexual e identidad de género, como ejercicio de la equidad y la justicia social.

“Si anteriormente me costaba trabajo crear un grupo para la formación de promotores, ahora no tengo que buscarlo. Ahora tengo a demasiadas personas llamando continuamente para formarse como promotores. Si antes hacíamos cuatro capacitaciones al año ahora realizamos el doble. Tenemos talleres de formación de promotores con énfasis en la prevención de las ITS/VIH/sida. Las personas interesadas y con condiciones para ser facilitadores reciben entrenamiento especializado que les enseña a hacer labores de prevención. Además, tenemos otro curso más especializado que llamamos de multiplicador, pues enseña a multiplicar lo que aprendieron para así  formar nuevos promotores” explica.

“Estos 15 años de mi vida, desde que asumí mi identidad como persona transgénero han sido difíciles, pero  a la vez muy reconfortantes. He crecido como persona y estoy satisfecha de haber ayudado a otros a encontrarse a sí mismos y a crecer también. Por eso es muy firme mi compromiso de seguir apoyando al movimiento de promotores voluntarios de salud para ayudar a otras personas a enfrentar los desafíos que nos imponen los estereotipos sociales”, dice finalmente Malú, coordinadora de la Red Trans-Cuba.