Programa Marco de Desarrollo Humano Local

Descripción

El Programa Marco de Desarrollo Humano Local constituye un marco de referencia programático, operativo y de gestión para la articulación de la cooperación internacional a los procesos y a las estrategias de desarrollo local priorizados y dirigidos por las autoridades nacionales y locales cubanas en línea con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La propuesta facilita el mayor impacto de las acciones de desarrollo no solo mediante la coordinación y articulación de actores que orientan sus esfuerzos al logro de resultados comunes, sino también por constituir una plataforma de enorme potencial para el intercambio local, nacional, regional e internacional de experiencias e ideas. El presente constituye la tercera etapa del PDHL y que cubre el período 2008-2012. El PDHL cuenta con aliados claves con los que ha formulado estrategias específicas, entre ellos se destacan Canadá, COSUDE, AECID, Comisión Europea, y la cooperación descentralizada de países europeos y de América.

Resultados esperados

1. Apoyado el desarrollo gerencial de todos los recursos humanos.
2. Fortalecidas las capacidades de las entidades locales de servicios sociales básicos.
3. Apoyada la aplicación de instrumentos económicos y acciones para la generación de recursos locales asociados a la seguridad alimentarias y otras necesidades identificadas por los territorios.
4. Fortalecidas las metodologías e instrumentos que implementan las estrategias nacionales.
5. Apoyada la colaboración de Cuba a países de la región en la formación de capacidades para el desarrollo humano local.

Resultados Alcanzados



Durante 14 años se movilizaron fondos internacionales por unos 60 millones
de usd y más de 100 millones de pesos cubanos.
Se impulsaron cerca de 1100 proyectos y acciones relacionados con los
procesos priorizados por el país en nueve provincias y 69 municipios.
Construyó un sistema de alianzas con entes nacionales e internacionales:
11 agencias de cooperación bilateral, 12 agencias de Naciones Unidas, sobre todo en las primeras etapas; una red articulada de más de 300 actores de la cooperación descentralizada —gobiernos locales y regionales, ONGs, universidades, organizaciones, empresas, sindicatos, etc.— interesados no sólo en los aportes financieros sino en el intercambio de experiencias y conocimientos entre entidades locales.
Se organizaron más de 500 misiones, tanto de cubanos al extranjero
como de foráneos a Cuba, con el fin de transferir conocimientos e innovaciones,
intercambiar experiencias e incrementar el diálogo entre cooperantes y actores. Las misiones cubanas estuvieron integradas por decisores, expertos y funcionarios de diversas instituciones y organismos nacionales y territoriales.